La milpa del señor

La milpa del señor

Cuando pensamos en la iglesia, no debemos partir más de la diferencia entre sacerdotes y laicos, sino de la comunidad y sus ministerios. El Pueblo de Dios vive en comunidades concretas donde los fieles ejercen diferentes ministerios y servicios. Aunque las comunidades sean pequeñas y pobres, en ellas está presente Cristo, por cuya virtud se congrega la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Donde dos o tres discípulos se reúnan en su nombre, ahí está el Señor (Mt 18,20). Y es aquí, en nuestras propias comunidades, donde experimentamos la verdadera realidad de la Iglesia y ponemos en práctica nuestra misión eclesial.